Pastora María Cristina de Gómez


Nació en Bogotá, Colombia. A sus 10 años entrega su vida al Señor Jesús y tiene su primer encuentro con Él, lo que le ayudaría a guardarse en su juventud para Dios. A los 17 años comienza a sentir un fuerte deseo por servirle, lo cual hizo con amor, comenzando desde lavar sillas en la iglesia hasta salir a las calles con un grupo de jóvenes igual de apasionados por Cristo a predicar las buenas nuevas de salvación en las calles de la zona rosa en la ciudad de Bogotá, llegando con la gracia de Dios a prostitutas, gente de la calle, alcohólicos y cuanta persona se pusiera en su camino para entregar sus vidas a Cristo.

Dios le permite estudiar arquitectura en la Pontificia Universidad Javeriana y posteriormente hacer una licenciatura eclesiástica en teología y ciencias religiosas en el Seminario Mayor de Teología. A los 21 años, Dios permite un reencuentro con el pastor David Gómez después de 11 años de no verse desde que eran niños, lo que resulta en la unión de sus vidas para siempre.

Desde allí comienza una gran labor como pastora, líder y guía espiritual en la ciudad de Cali, donde Dios los envía, para empezar su vida ministerial en la iglesia Centro Misionero Bethesda del Sur; a pesar de su corta edad Dios le ayuda y le comienza a levantar, con la guianza y liderazgo de su esposo. Poco a poco se comienzan a ver los resultados de días, semanas y meses de arduo trabajo, posicionándose la iglesia como una de las principales en esa ciudad. Viendo la necesidad no solo espiritual, sino material y en todo sentido, crea la Fundación Una Gota de Esperanza y juntamente con la Iglesia realizan jornadas sociales, proveyendo ayuda médica, material y espiritual, para llevar lo más vital para el ser humano: La salvación.

Su esposo, fue a quien Dios usó para ayudarle en su crecimiento espiritual, por eso para ella aparte de ser su compañero de vida, su amigo, es su mentor y la mayor bendición en su vida después de su salvación. Después de 10 años de trabajar en la Iglesia de Cali, Dios los devuelve para su ciudad natal a tomar el legado de los apóstoles Enrique y Mélida de Gómez, padres de su esposo, en la sede principal de la Denominación Centro Misionero Bethesda - Iglesia Del Millón De Almas, donde actualmente lideran.